header
Sebastián Ibelles, se llevó el triunfo en Arroyo 2019 | 7/9/2019

Por segunda ocasión Sebastián Ibelles se impuso en una final novilleril a Cristián Antar al cortar dos orejas este sábado en la Plaza Arroyo en donde se celebró un concurso de ganaderías, siendo “Anfitrión” el ejemplar de José Arroyo, el novillo que estuvo a la altura y a las postre le dio el triunfo a la casa ganadera.

Ha sido una tarde interesante en donde los quites estuvieron a la orden día, y cada novillero en su estilo y forma nos dejaron ver sus adelantos.

Hablar de Sebastián Ibelles, implica describir a un joven torero que tiene mando, poder y sometimiento, que a veces ese poder, hace que los toros no le aguanten el ritmo de exigencia de la faena.

Si, bien la tarde ya era intensa por el simple hecho de ver no hay boletos y el letrero de “Agotado”, ya implicaba una presión para ambos toreros que estuvieron muy dispuestos.

“Mil Sabores” de José María Arturo Huerta, pudo dar la sensación de ver un ejemplar muy en la imagen de Copo de Nieve que había indultado por Andy Cartagena. Sin embargo nada de eso. Fue un ejemplar que peleó tres veces al caballo y al cual había que aguantarle las primeras embestidas y ante esa exigencia Ibelles, lo intimido y terminó por no embestir entregado.
Media estocada y un aviso. Tarda en caer el burel, un aviso y descabella Ibelles quien saluda en el tercio.

En segundo lugar de la lidia de a pie, apareció Mil Sabores, el cual salió con algo de genio, sin dejar estar confiado ante un ejemplar que después se entregó y al cual Antar le armó una faena buena, tras dos puyazos cortos.

El torero se faja y va metiendo al toro poco a poco, emocionando al público que se desborda con el olé. Pinchazo y estocada para cortar oreja.

Apareció el Anfitrión de José Arroyo un bravo que se arrancó largo y con celo. SI bien Ibelles le bajo en demasía la mano, hubo que hacer una lidia precisa, ya que el toro al primer error, podía generar peligro.
Las Tandas por ambas manos le dieron forma a una faena que altos, vuelos –aun que por momentos estuvo desbordado, cuajó buenos muletazos y dejó media ración, siendo premiado con una oreja, y luego el Juez sacó la segunda y el arrastre lento al burel.

Así que cortó dos orejas y eso lo puso como el triunfador de la tarde y al final de la temporada.

Merecido arrastre lento al toro. César Morales gran vara. Saludo en el tercio.

Cerró la tarde Antar quién con un ejemplar no muy claro, de La Venta de Romero. Así que el mexiquense dejó ver su lado débil y a pesar de hacer un buen esfuerzo queda, claro que no es un torero de guerra, por lo que estuvo esforzado. Pinchazo y silencio tras descabellar.
Tal vez no único que desentonó la tarde fue la presencia del rejoneador Marcos Bastida quién dejó muy descolocados las banderillas y a pesar de la buena intensión no lució como debería ante una gran ejemplar de “Palma del Rio” que fue noble y fijo a la cabalgadura.

Los Forcados Mexicanos al segundo intento, lograron la pega y al final tras una espada infame, jinete se regaló la vuelta en medio de una protesta del público que no estuvo conforme en lo que hizo. El cabo del grupo de forcados, le acompaño.

En esta tarde siete décadas después de servicio se retiro Porfirio Sánchez quien a sus 86 años, puso punto final a su labor.

Comparte este contenido: