header
Juan Leal se lleva el triunfo en Bilbao con dos orejas | 24/8/2019

Finito de Córdoba firmó una labor sobria, de mucha paciencia, ante el primer toro de Fuente Ymbro, que exigió estar perfecto técnicamente. No era fácil estar delante. Le tapó defectos al toro, que si bien se movió tuvo también un punto de aspereza en sus embestidas. Dejó una estocada defectuosa, siendo silenciado.

El cuarto, tremendamente serio, muy astifino, como toda la corrida, fue un toro de buena condición, de enclasada embestida aunque le faltó mayor poder para desarrollarla. Finito de Córdoba, de nuevo asentado y queriendo, dejó pasajes muy bellos pero sin continuidad: un derechazo encajado y con la figura erguida por aquí, un natural suelto por allá, el cambio de mano... Mató de una estocada habilidosa en el segundo encuentro.

El que hizo segundo se movió mucho en los primeros tercios, apretó para los adentros. Un tanto desordenado. Juan Leal aprovechó esa condición en la vibrante apertura de faena en los medios con cambiados por la espalda. Tuvo emotividad el toro, que se fue atemperando y a partir de ahí llegaron los momentos más logrados de la faena del galo en dos series templadas al natural ante un toro que embistió con profundidad, entrega y clase por el pitón izquierdo. Acortó distancias Leal, con valor y firmeza, dejándose llegar muy cerca los pitones en un epílogo que caló en los tendidos. Mató con su particular estilo, cobrando una gran estocada que le valió para cortar una oreja.

Juan Leal se hizo notar de nuevo frente al quinto. De nuevo la vibrante apertura de faena en los medios, esta vez con las dos rodillas en tierra. Ya recuperada la vertidal, el francés mezcló pasajes de toreo templado con otros de mayor garra y calado popular. Aguantó con firmeza los parones de un toro que tuvo mucha bondad y que cuando le cogió el punto exacto rompió para adelante con calidad. El final fue explosivo con un ramillete de bernadinas que fueron una auténtica ruleta rusa. Coronó su actuación de forma espectacular con la estocada y se desató una petición de dos orejas que el palco, que recibió la posterior bronca, dejó en un trofeo.

Óscar Bernal picó de manera sensacional al tercero, dos excelentes puyazos al relance. Se lució también Antonio Chacón con los rehiletes. Bravucón, se movió con informalidad y solo con la inercia de ir y venir le permitió a José Garrido ligar una única serie sobre la diestra. A partir de ahí se defendió con mal estilo. Le exigió un esfuerzo al extremeño, que anduvo dispuesto en todo momento y dio la cara. Mató de buena estocada.

Con el que cerraba plaza, José Garrido no acabó de encontrar la entente. El toro comenzó embistiendo con franqueza y buena clase, pero mediada la faena se apagó y se fue acrecentando el desencuentro entre ambos. Tuvo problemas el extremeño a la hora de matar y se demoró el final en exceso.

Bilbao, sábado 24 de agosto de 2019. Toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados, a varios les tocaron las palmas de salida, armados por delante, astifinos. De variado juego en conjunto, los de mejor juego, segundo y quinto.

Finito de Córdoba, silencio y silencio;

Juan Leal, oreja y oreja con fuerte petición de la segunda y bronca al palco;

José Garrido, palmas tras aviso y silencio tras aviso.

Entrada: Casi media plaza. Destacaron Óscar Bernal picando al tercero y Vicente González haciendo lo propio en el quinto.

Comparte este contenido: