header
Rotunda Faena de Ibelles a un Regalo de Huichapan | 24/8/2019

El novillero mexiquense Sebastián Ibelles, consagró una tarde importante en la Plaza Arroyo el sábado, al cortar dos orejas ante un gran novillo de Huichapan, llamado “Gorrión” con el cual estuvo a la altura de las condiciones del burel y exigencia, a la cual el torero supo responder impecablemente.

Huichapan, envió una novillada bien presentada de buenos papales y eso quedó patente en el juego que dieron los ejemplares crianza de Adolfo Lugo Verduzco a excepción del segundo que fue el de menos juego.

Cortaron oreja, también el tapatío Ramón Jiménez y Juan Pedro Herrera, quién estuvo entregado, y al poner banderillas sufrió una cornada de dos trayectorias en la parte interna del muslo izquierdo; mientras que Joel Arturo Delgado “El Panita”, con el que abrió plaza, saludo en el tercio, por fallar con el acero.

Ante casi un lleno se celebró esta antepenúltima novillada del serial 2019 se vivió un festejo con gran clima en lo taurino.

Sebastián Ibelles, el gran momento que esta viviendo lo refleja en la cara de cada ejemplar para hacer faena a sus ejemplares. Con el segundo de la tarde el mexiquense pudo plasmar el mando y poder ante un novillo que terminó dejando de pelearle al torero quien dio la vuelta al ruedo.

Sin duda el como apretaron Juan Pedro Herrera y Ramón Jiménez al cortar oreja, obligaron que equipo Ibelles el regalar un novillo con el consentimiento de la empresa y mire que la apuesta les salió; Ya que el torero esta puesto y quedó muy claro por como lidió a “Gorrión” al que embarco a la verónica y con la muleta inició doblándose logrando al cuarto tiempo, ralentizar la embestida y lograr el olé, seco y ronco.

La faena tuvo matices importantes por el lado derecho y mayor crecimiento tuvo el torero cuando tomó la sarga por naturales, logrando emplearse y llevar embebido en la muleta al bravo novillo, hidalguense quién en esa armonía con su binomio fueron armando la escandalera.

Dejó tres cuartos de acero y puso punto final a su labor y en el tendido la gente eufórica pedía con los pañuelos los apéndices que fueron otorgados para dar la vuelta al ruedo con el ganadero Adolfo Lugo quién volvió a cumplir en esta plaza.

Una revelación esta tarde ha sido el tapatío Ramón Jiménez, que hizo su presentación en Arroyo y dejó ver el hambre, desparpajo y gusto por estar delante del toro. Con apenas dos novilladas, llegó a esta plaza, luego de debutar en mayo pasado y además de las banderillas cortas en donde siempre busco ponerlas al violín, se dejó llegar al toro y lo paro en el tercer par con la manos en el testuz y lo hizo.

Ya con al muleta llevó cual largo iba el noble de Huichapan, para darle dimensión a su toreo y con ello arrancar los olés de un publico encendido por su labor. Señaló una estocada contraría y trasera que hizo efecto y la gente le peleó al juez la oreja, la cual tardó en entregarla.

Juan Pedro Herrera, con tres años de novillero y llegó al compromiso, luego de haber cortado dos orejas en Tijuana. Anduvo desenvuelto con el capote y al poner banderillas al violín se dejó llegar mucho al burel y quedó en el camino del ejemplar, llevándose la cornada en el muslo izquierdo de dos trayectorias de 20 cm arriba y atrás y 15 hacia abajo, lesionando el musculo. Al final deja estocada y dobla al burel para entregar la oreja el juez en medio de protestas.–Al final del festejo, el juez expresó que la dio por la protestas de la gente.

“El Panita” estuvo en el ruedo y el mejor más espectacular que hizo fue poner un par de banderillas cuarteando en la cara del toro y saliendo hacia atrás para llevarse las palmas.

Su labor la fue estructurando y el novillo se fue desentendiendo, dejando trazos de calidad. Al final caló al burel, pincho y saludo en el tercio.

Comparte este contenido: