header
Recoba vuelta; y les exigen el carnet a los toreros | 4/8/2019

La novillos de José Farías salieron de juego variado y exigieron el carnet a los toreros este sábado en la tercera novillada del serial 2019 en la Plaza Arroyo en donde los toreros José María Mendoza, Daniel Durán “El Tico” y Luis Octavio López. Saludaron en el tercio y Curro Recoba, tras descabellos dio la vuelta al ruedo.

Abrió el festejo José María Mendoza quién toreó bien de capa, bregando y lanceado a la verónica e hizo un quite ajustado por zapopinas que despertó el olé.

El novillo salió rematando arriba e hizo sus extraños delante del caballo en donde peleó.

Inició doblándose en un inició clásico, y metiendo bien la cabeza el ejemplar que fue probando al lidiador y quién después de dos tandas, el toro tras el puyazo apuntó arriba y terciado.

Después de un inició prometedor el burel fue desarrollando, sabiendo lo que dejaba y con cabeza, le fue dando solvencia a una faena que alto octanaje por el peligro que manifestaba el ejemplar en el ruedo.
Al final lidia por la cara y se perfila para ejecutar la suerte suprema. La solvencia lo sacó delante. Pinchó y al tercer viaje dejó ración completa de acero. Al tercio.

Si el primer ejemplar tuvo sus teclas, Daniel Duran “El Tico”, La padeció con el segundo que realmente tenía cascabel como su nombre. Tres veces lo empaló, las mismas veces que se paro, sacando los pocos pases ante un peligroso burel. Culminó de media y al tercio.

Luis Octavio López, afrontaba a un novillo complicado, con la capa y lo puso en apuros. Tuvo la disposición con los garapullos, y con la muleta se deja meter mano y le pegó pases, sin lograr transmitir al tendido –Posiblemente desconfiado por el inicio, así que el tapatío le permitió tener momentos.

Al final le toreo y señaló un espadazo de tres cuartos. Palmas al toro y al tercio el torero.

“Caudillo” fue para Curro Recoba, para cerrar la tarde y su faena tiene empaque al menos la mitad de ella, y el tlaxcalteca se pierde y equivoca la distancia y la faena se le vino a menos y por consiguiente el burel cambió la lidia.

A lo largo de la faena tuvo esos buenos momentos y en banderillas y le puso emoción.

Metió media, tres cuartos y descabelló a la primera para dar una vuelta al ruedo.

Comparte este contenido: