header
"Mi Estandarte" de Julián Hamdan se recupera en casa | 6/7/2019

El toro triunfador "Mi Estandarte", numero 19, indultado el domingo pasado en la corrida de concurso de ganaderías en San Juan del Río, Querétaro por el matador español Eduardo Gallo, ya se encuentra recuperándose favorablemente de las heridas en el rancho Paraíso Escondido de la ganadería de Julián Handam en Tequisquiapan, Querétaro.

Fue una tarde muy bonita, emotiva, en el entorno la plaza, la ganadería esta en Querétaro, una feria importante y el marco bonito. fue una gran satisfacción y orgullo, traernos a la ganadería el trofeo con “Mi Estandarte” y fue ese mi estandarte y es una satisfacción, refirió Hamdan feliz de sostener una cría constante que siempre le deja algún referente.

Julián Hamdan, en su historia tiene tres indultos. En 2013 Payo indultó Don Travesuras en Monterrey, el 27 de agosto del 2018 en Chicavasco, Hidalgo, “Sultán” fue indultado por Armilla IV y ahora el diestro español Eduardo Gallo, hizo lo propio en San Juan del Río en el 2019.

El hierro ganadero de Julián Hamdan, nació en 1990 con el nombre del Olivo de José Cháfick Hamdan Amad y en el 2005 cambió de propietario cuando Fauzi Hamdan Amad la adquiere y la sede a su hijo Julián Hamdan Cerda.

“La verdad me gusta mucho el toro y creo que se ganó el indulto a ley, no tuvo pero y me interesa continuar su estirpe y tiene una buena familia. Pero antes ira a dos ganaderías con dos amigos ganaderos que me lo pidieron, no mencionó sus nombres y hay tres ganaderías en lista de espera y el toro se ira a padrear”.

Julián es un ganadero al que cada toro que lidia, le pone un toro que expresa algo de la personalidad de la ganadería y el mismo criador, por lo que “Mi Estandarte” reflejó ese sentir.

“Es puro San Martín, el papa es el 377 un “Culebrillo” y la madre es una vaca 165 de la C con el hierro de Julián Hamdan, son sementales y vaca de San Martín”. A punta este joven criador de reses de lidia quiné preserva el encaste Saltillo-Santa Coloma que fue la herencia que le dejó su desaparecido tío José Cháfick.

“Tratamos de mantener esa líneas, y esa estirpe que ahora esta en mis manos y podemos darle lustre y brillo a esta historia ganadera. Cómo sabes tengo solo sangre San Martín y no he metido nada y soy fiel a los resultados”.

–Agrega

“Desde chico quise ser ganadero y tenía claro lo que quería hacer y la vida me dio la oportunidad. Había afición y poca experiencia y la fe mueve montañas por esa afición tan grande que he tenido la cual comenzó a mis 20 años y la experiencia ha sido el maestro y nunca se deja de aprender, después de 15 años de ganadero ya he recorrido algo de camino y todo ha sido un proceso mucho inducido por mi tío un gran ganadero, al que había que aprendele en el aire y no tenía paciencia didáctica porque tenía mucho temperamento –y había que tomar sus consejos al aire y ahora estoy rodeando de amigos ganaderos y así ha sido ese el proceso”.

Hamdan Cerda, califica diversos factores para seleccionar a cada ejemplar y con ello ir conformando su cabaña ganadera.

“Es un conjunto de factores que ves un animal que vayas a calificar y antes de tentar tienes una idea que puede tener, además de la fuerza genética, y ya cuando sale uno se cerciora y comprueba que esta ligando como uno piensa con esa actitud y comportamiento. EST TORO fue muy completo y desde el primer capotazo, despejó la incógnita y fue las dos veces yendo muy pronto, y aguanto una faena larga y exigente, ya que el torero no le daba mucha distancia y fue a más. El toro tuvo transmisión, recorrido, fijeza, clase, fue muy pronto .. vamos fue un toro del cual sueñas tener siempre”.

El ahora semental por lo pronto continua recuperando en la ganadería en Tequisquiapan: “A seguir trabajando uno sueña con superarse y crear un buen toro, este me deja satisfecho y de gran orgullo –te lo reitero y triunfar en la tierra no lo cambio por nada”.







Comparte este contenido: