header
Ya no hay Altruismo | 13/4/2017

Por acá donde desde siempre se le ha  mecido la cuna a las artes que emanan de  la expresión de rabos y orejas, coletas y zapatillas, capas y muletas hoy parece ser que la cosa no anda muy holgada en florituras y si en cambio esta boyante en preocupación  al grado que su esencia y contenido a dado origen a que uno de los personajes que aun gozan de popularidad en este cuerno taurómaco que a como sea todavía sopla lo es Ángel Bernal ‘Angelillo’ el que tomara la más espeluznante de las fotografías de esta década aquella del momento exacto de la patética cornada que en su faz  sufrió Juan Luis Silis la cual fue publicada en LA PRENSA, pues  que ahora este  gitano me ha mandado a la reflexión  cuando ha expresado  -Ya no hay taurinísimo, ahora taurinean- (chupe, ligue, cachondeo, poses, twitteo como fin principal, en concreto mamonerias exageradas)  esto podría pasar desapercibido si lo hubiera dicho cualquier comunicólogo descarrilado pero proviniendo de la voz moruna  de Bernal la cosa es pa’ como pa’ parar oreja, y lo es por el hecho de que este hombre quien trae a flor de piel  lo que pasa en las plazas de toros dentro y fuera antes y después de los festejos y si dice que la gente en una buena rebanada va a taurinear, es porque así ha de ser, y pa’ que no nos agarren fuera de base nos comentaba el bien referido que no debemos de perderle la vista a los antitaurinos y menos darles una burbuja de oxigeno porque estos aprovechan la más mínima rendija pa’ inflar el barullo como lo acaba de reafirmar el holandés Peter Janssen quien abiertamente a amenazado con seguir su lucha profesional en contra de las corridas de toros, ataques que por el momento están invisibles en la CDMX  lo cual se debe a que el político de marras del verde ecologista el tal  Jesús Sesma tiene apuntada ahorita la bazuca contra los delfinarios negocio multimillonario en dólares que como orgullo ante el mundo tiene al paraíso de Xcaret en  Quintana Roo.

Ante esos focos rojos más que encendidos ardientes de ninguna manera se debe demostrarles a los enemigos y sicarios de la cultura  debilidad alguna, por el contrario hoy más que nunca hay que tratar de que la fiesta vuelva a recobrar su grandeza  comenzando porque a las plazas salga el toro toro en cualquiera de sus modalidades según el festejo de que se trate, ese al que desde que se le clave el rejoncillo de la divisa el ganadero que lo creo sienta el orgullo de que el animal luzca sus colores  y aquí permítaseme sugerir se pugne por una adecuación a los reglamentos actuales concretamente al de la capital el cual debería de obligar a que el toro tome una o dos varas mínimas pero verdaderas,  con el doble  objetivo de que se obligue de alguna forma a que los ganaderos manden a las plazas bravura y el otro fin es que se revivan las suertes de quites que están casi en extinción, referente al accionar de los banderilleros estos deben  de reafirmar la obligatoriedad de los tres pares  sin trampas, donde  si cabria un análisis  en lo concerniente a la suerte suprema tendiente a que esta se rija por  número de intentos  combinados entre las espada largas y cortas  desde luego también limitado a un tiempo  final lo que ocurra primero.

 Luego pensamos que lo que ocurre en el ombligo del país es nada más lo resalatante y no, por eso hay que decirle a afición que Isaac Fonseca a quien  en Juriquilla fue mandado al taller de reparaciones con dos trayectorias que a partir de la zona inguinal una se fue hasta  los vasos iliaticos y la otra se metió por el musculo oblicuo mayor buscando asomarse a la zona peritonal, total un cate de órdago que no puede dejar de pasar lista máxime que el galeno trinchon el Dr. Ramón Barragán determino que en el término de un mes ya andara rociando arte en los alberos, así que empresarios les avisamos que la promesa de la novillería pa’ las fiestas de madres ya estará a toda madre.

Comparte este contenido: