header
TORO Y TOREROS, LOS SALVADORES | 19/1/2017

 

Vamos a esa noticia que tiene que ver con que por el momento la Fiesta de Toros y Toreros va a continuar a como pueda en la capital de La Ciudad de México y es aquí donde desde distintas trincheras distintos taurinos de distintos extractos han venido luchando, mas la pregunta es ¿Por qué se tuvo que llegar a esa lucha en defensa de la fiesta capitalina? por la des-virtualización (más allá de los anti-taurinos) de la propia fiesta, en la ausencia de los reales valores, el toro y los toreros ¡sí! la fiesta esta así porque esos valores o se quedaron en el pasado o cambiaron, pero por lo que haya sido los emblemas ya casi no existen, han surgido grupos que se asumen como los auténticos defensores y salvadores de la Fiesta de Toros y Toreros, más lo verdaderamente importante, es que la fiesta reverdezca lo cual no se lograra de otra manera que estallando la admiración que deben de provocar toros que arrebaten por su trapío y bravura y toreros con enjundia y arte, antes no se necesitaba de salvadores sino de baluartes como las figuras que lo fueron Lorenzo Garza, Silverio Pérez, Manolo Martínez, Eloy Cavazos, Valente Arellano… que cada tarde que llenaban las plazas, las estaban blindando ¿y sabe usted quienes hablaban a las empresas pa’ que les reservaran unas barreras?, los políticos comenzando por el presidente de la república, más pa’ que esto vuelva a suceder, hay que decir que también se necesita de empresarios comprometidos, pues sin todos estos elementos, es como querer tomarse un ‘güisquito’ en las rocas sin hielos.

La fórmula para que eso suceda, pudiera estar en que algunos empresarios no compraran novillos pa’ corridas de toros, ni pa’ ahorrar dinero pues obvio a menos edad y menos kilos, menos lana que pagar, ni por presión de los representantes, los apoderados que lo hacen no deberían de exigir ventajas como son los animalejos afeitados, el ganadero deberá de negarse a vender novillos para festejos de alternativados y el torero si le sale un mirruño no lo debería de torear, a riesgo de lo que sea, además de que cuando salga el toro estén siempre dispuestos a jugarse la vida, el día que esto se haga la epidemia empezara a desaparecer. Y aquí viene un papel muy importante en el que todos deberíamos de participar mediante las redes sociales, cuando en la plaza que sea salga un animalejo indigno y sea lidiado por alguien igual de indigno se le exhiba hasta llegar a la avalancha cibernética por días enteros y ya veremos si cuando millones de cibernautas señalen a una ganadería o a un torero engañador, una empresa se atreva a contratarlo… ¿Queremos salvar la fiesta, no?, seamos implacables, aquí están las fórmulas.

Sobre lo mismo los partidos políticos tragan hasta la gula una cosa que se llama dinero, no les interesa absolutamente nada que no sea eso y es por eso que lo que les interesa son las formas de hacerse de él, ahí es donde entran el toro y los toreros, pues el día que estos vuelvan a interesar, la gente volverá a la plaza y el gobierno protegerá a la fiesta por ser una máquina generadora de millones, vía impuestos, permisos, multas y componendas por eso los toros van a ser regulados a través de los espectáculo$ y no de la cultura, esto permitirá que la fiesta siga ¿pero en qué condiciones?, ¿en las de estar ahí nada más?, ¿o que tal a los de luces dejar de darles coba, de mecerles la hamaca, de consentirles su zona de confort?, y exigirles hasta la médula a los que tienen posibilidades para que de una vez por todas den el Do de pecho, esa es otra de las fórmulas, no que ahí andamos dejando al señor que ya se va, con uno que a fuerzas lo queremos hacer figura, con otros que no terminan de dar el estirón, con otro que es una promesa ¡Ya basta! preocupémonos por sacarles el brillo a los que tienen quilates, que aparte son muy pocos, hagamos como aficionados nuestra tarea empezando por decir ¡No! a los toreros plurinominales.

 

Comparte este contenido: