header
El Juli hace historia al indultar un toro de Garcigrande | 16/4/2018

Enrique Ponce dio lances estimables a la verónica en su primero, rematando con media. También dejó buenos lances en el quite, rematando con larga en la que el toro se quedó a mitad del viaje. El toro embistió con brusquedad en el inicio de faena y Ponce le plantó cara con firmeza y le tragó hasta robarle una serie de mucho mérito con la derecha. Fue una faena de poder y de arriesgar. Por el lado izquierdo el de Garcigrande midió mucho y empeoró su condición a medida que avanzaba la faena y siempre se lo puso muy difícil al torero. Mató de media y tuvo que descabellar.

El cuarto no permitió lucimiento a Ponce al salir muy suelto del capote. Recibió dos puyazos contundentes y Ponce lo probó en un quite en el que dejó una buena media. Brindó al público y firmó un buen comienzo de faena con doblones, trincherazos y un buen pase de pecho. La primera serie con la derecha fue ligada y templada, con muletazos largos. En la segunda el toro empezó a protestar y también en la tercera. Cambió a la zurda y logró muletazos limpios y templados. Volvió a la derecha y dejó la muleta puesta para ligar despacio. El final con doblones tuvo calidad y Ponce se tiró a matarlo con gran verdad, logrando cortar una oreja.

El Juli dio buenos lances en el segundo, abrochando con dos medías de manos bajas. También se lució en un quite por chicuelinas que fue muy aplaudido. El toro tomó bien las dos varas y picó con acierto José Antonio Barroso. Brindó al ganadero Justo Hernández y en el comienzo de faena fue tropezado por los cuartos traseros del toro, cayendo de rodillas y así improvisó el inicio de faena. Siguieron dos series con la derecha templadas y ligadas que crearon ambiente. También templó al natural pero fue al volver a la derecha cuando de nuevo subió el tono. Se guardó el torero bonitos muletazos con la zurda para el final de faena, completando una labor templada y muy maciza. Mató de gran estocada y cortó dos orejas.

Al quinto lo toreó bien de capa de salida, pero donde brilló El Juli fue en el quite por verónicas. Brindó al público y comenzó muy bien la faena, dando una primera serie con la derecha con verticalidad y temple. La segunda tuvo aplomo y también al natural se gustó e hizo crecer la faena en la segunda serie por ese pitón. Se barruntaba algo grande ya a esas alturas de faena por lo bien que embestía el toro y lo acoplado que estaba El Juli. Las series se sucedían ligadas y templadas, con el torero completamente entregado y a gusto y el público empezó a pedir el perdón para la vida del toro. El Juli siguió toreando cada vez más despacio hasta que la plaza fue un clamor y el presidente otorgó el indulto de ‘Orgullito’, número 35 de 528 kilos, del hierro de Garcigrande.

Alejandro Talavante no tuvo suerte con su lote. El tercero denotó falta de fuerza en los primeros tercios y lo acusó también en la muleta. Talavante intentó cuidarlo en las primeras series, probando por ambos pitones pero sin tener respuesta del toro, que se defendía y apenas pasaba. Abrevió y fue silenciado.

El sexto lanzaba un molesto tornillazo al final del muletazo y esto incómodo mucho a Talavante, que logró mejor resultado por el pitón izquierdo pero sin lograr que la faena no acabara de remontar vuelo por la cambiante forma de embestir del Domingo Hernández. Lo intentó el extremeño pero no pudo redondear faena y se atascó con la espada.

Comparte este contenido: