header
El Salón de la Taurina.. El Toro México | 16/4/2018

Apenitas hace unos días en una columna carnalita de ésta, salió una marquesina con el enunciado de Domingo de Atracciones, en alusión a lo que esperaba en la Plaza México y que se dio apenas hace unas horas cuando el comal de arena fue despejado pa’ que partieran plaza los tradicionales alguacilillos, un caballero que es puro charro mexicano y que se monta sobre los lomos ensillados y a pelo de briosos corceles que como por arte de magia obedecen a las agallas de plata de Joaquín Gallo, el rejoneador charro, de Pachuca llegaron los herederos de la tradición portuguesa de los hombres de las forcas y los barretes, luego cinco gambusinos del futuro torero, los cuales en sí constituían entre todos el calificativo de un Domingo de Atracciones.

La confirmación de que el cartel efectivamente era imán la fuimos viendo con la presencia de novedosas efigies vivientes en el entorno del coso más grande del mundo, el cual hoy saco de detrás de las rejas un tranco y quedo cerrado un período con la esperanza de que vuelvan a abrir los portones, creo que en el mes en que la luna es la más hermosa que según lo cantaba Pedrito Infante el máximo ídolo que ha tenido en toda su historia y abarcando todos los géneros, hay un calendario en el que se asienta que así sucederán las cosas, pero como esta pluma es bien escéptica, no descarto que una mano de chango de las que van a demoler el estadio de futbol contiguo y que está conectado con la plaza, le vuele el copete de una testereada, dando con ello pie a la tan dilatada remodelación que requiere la Plaza México, adecuación a los tiempos modernos que han afrontado con determinación, por citar plazas como la más importante del mundo, que lo es, la de Las Ventas de Madrid.

Pero volvamos al dominguito torero en México, donde reconocemos al Dr. León Bailón Urioste, que es uno de los máximos personajes de la escenografía del Centro Histórico, con su librería Tauro que es un museo cultural y esto viene a la palestra porque el Dr. Bailón, contando con el apoyo entusiasta e incondicional del Salón España que enarbola una tradición cantineril de cien años, ahora bajo la responsabilidad de sus dueños los hermanos Martín y Ricardo Asencio se han echado a cuestas la instalación de un salón, museo y biblioteca taurina de esparcimiento para la afición y los turistas que visiten el Centro Histórico.

Ya están llegando los primeros carteles y fotografías que darán ambientación al lugar, el cual muy pronto recibirá una impresionante cabeza de un toro del encaste Parlade de la ganadería de la Joya donado por su propietario el ganadero también del Grullo José Antonio González Esnaurrizar, el legendario torero Miguel Cepeda ‘El Brecó’ aportara uno de sus ternos que fueron piel sobre la piel en su andar por las plazas de la legua, el orfebre de la joyería fina Arturo Sosa abrirá el estuche de las joyas y trasladara un capote de luces que en vida fuera del maestro de La Viga Mariano Ramos, seguramente el pintor de moda Fco. Álvarez quien se encuentra preparando la obra que engalanara el libro de la suntuosidad taurina musical con que sorprenderá muy pronto a la fiesta, por cierto colección u obras individuales que podrán ser adquiridas por el mejor postor, ya estará pensando que pieza resaltará en las entrañas del propio Salón España que se sitúa a la vera del recién inaugurado corredor histórico del Templo Mayor en la confluencia de las calles de Argentina y Luis Gonzales Obregón, donde fue el antiguo barrio universitario.

El Dr. León Bailón nos comparte una interesantísima idea sobre cómo se va a formar la biblioteca taurina; Y que consiste en que cada aficionado que concurra al lugar en un lance de voluntad, obsequie un libro nuevo o toreado y el Salón España le corresponderá con un Tanguarniz y el libro pasara a la vitrina donde la colección estará a la orden del público, el cual cualquier día mientras saborea sus tragos favoritos y se deleita con las suculentas botanas del lugar, podrá solicitar en la caja mediante el depósito de su credencial de elector se le preste el libro que más le plazca para su disfrute, vaya desde aquí nuestro agradecimiento y reconocimiento al Dr. León Bailón y a los Hnos. Ricardo y Martín Asencio, pues lo que ellos están realizando es en lo efectivo ¡Hacer Fiesta!

Y ya adentro del albero fueron saliendo los de La Muralla, a los que el primero en plantarles cara fue el charro Joaquín Gallo, quien sin andarse por la ramas con solvencia encontró el tino del bien colocar y algún desatino en el filo de los arpones y en el de las hojas de peral, por lo que se bajó del corcel, cuadró al novillo, montó las agallas en los gavilanes y brindo la estocada de la temporada, decir que Gallo invito a los forcados pachuqueños lo que no le gusto al novillo que les bailó un huapango sobre sus esqueletos, los de a pie empezando por un Plateritoque se clavó en el pie un arponcilloy de ahí en adelante los demás no dieron pie con bola y si dieron la impresión que en técnica y enjundia se tendrán que ir a exámenes extraordinarios, porque esto no es solo de pincelazos y máxime cuando estos son escasos.

Comparte este contenido: