header
Diego San Román de Dos, dos en Tlaquepaque. | 15/4/2018

Con un valor a toda prueba y su firme muleta, el novillero queretano Diego San Román cortó dos orejas de su enemigo y repitió el triunfo en El Centenario de Tlaquepaque para salir a hombros y garantizar su nueva aparición en una semana más.

Diego pisó terrenos prohibidos para enredarse con ‘Triunfador’ de Campo Hermoso, el cual llegó a detener su viaje con los muslos del juvenil espada ante el estruendoso y convencido ‘olé’ del graderío.

Su faena fue vistosa y variada desde el capote, ya con la muleta manejó los tiempos y alcances del novillo para su mejor lucimiento, las tres series en redondo que ligó en el culmen de su labor pusieron de pie a la concurrencia.

Partió en dos al burel para rubricar otra gran tarde en la pintoresca placita de Tlaquepaque, donde prácticamente ya aseguró un lugar en la novillada de triunfadores en dos semanas más. Merecido arrastre lento al codicioso ejemplar de Campo Hermoso.

Con una oreja cortada, terminaron su actuación el de la tierra Arturo de Alba y Roberto Román, el primero con aseada labor, además aprovechó el claro y buen recorrido de su enemigo por el lado izquierdo, lo despachó con media en muy efectiva colocación.

Román fue premiado por su pundonor y recio valor ante el enemigo menos potable del encierro que además lo revolcó en tres ocasiones.

El novillero que abrió plaza, José Miguel Arellano no desentonó pero no tuvo suerte con el acero, salió al tercio.

Comparte este contenido: