header
TARDE DE ARTÍSTAS…. Y DE PINCHAZOS.  | 4/3/2018

La mayoría de los toros de Javier Garfias y Los Cues tuvieron recorrido y cierta fijeza, los toreros en modo artista toda la tarde e imponiendo su tauromaquia, pero ninguno pudo firmar un triunfo dado el catálogo de pinchazos que hubo en El Nuevo Progreso de Guadalajara. 

Los espadas alternantes tuvieron que conformarse con salir al tercio. 

Paco Ureña mostró su alta voluntad y firme deseo de agradar a la afición tapatía en los tres toros que lidió, incluido el que regaló tras cuajar dos sentidas, finas y elegantes faenas que malogró con el estoque. 

El diestro de Lorca, dada su entrega y tesón en la cara de los animales, cosechó las simpatías de la concurrencia de forma notable y abandonó el coso con la certeza de que se le quiere volver a ver. 

Arturo Saldívar también se quedó a muy poco de tocar pelo, en sus dos turnos dejó constancia que ‘le puede’ a lo que salga por toriles, la largueza y quietud de sus muletazos encendieron el ambiente. 

Además se ocupó de hacer vistosos quites y aprovechó las condiciones de su lote, pero igual no tuvo fortuna con el acero, en su segundo dió la impresión que se salía de la suerte por lo que dos veces dejó un espadazo bajo. 

Por su lado Diego Silveti no se quedó atrás tras la buena lidia a su primero, pero su falla en la estocada, observó una fuerte petición de oreja que el biombo no atendió; su segundo resultó el toro con la fuerzas más medidas del festejo y no tuvo tela de donde cortar. 

Se apresuró a despacharlo y anunció uno de regalo, pero no se percató que al ser el último espada en la lidia ordinaria su petición no fue hecha en tiempo y forma, por lo que la autoridad no permitió que saltara al ruedo el octavo de la tarde.

Comparte este contenido: