header
#DESDE EL TENDIDO.. POR LEOPOLDO DE LA ROSA | 8/2/2018

Contrastes de sol a sombra. Desde la esperanza hasta la decepción. Desde la ilusión a la molestia.

Los Cambios que se dieron en las dos temporadas más recientes en la Plaza México significaban para muchos la llegada de aire fresco y opciones distintas, que por una u otra razón no han podido concretarse.

Dar espectáculos taurinos en la capital mexicana conlleva muchas cosas, especialmente respetar las condiciones y tradición del que había sido considerado el coso más importante del Continente.

No es la plaza de Guadalajara, ni la de Aguascalientes o Monterrey con todo el respeto que esos notables escenarios me merecen. No. Es la Monumental Plaza México que cumplió 72 años de haber sido inaugurada y cuyo prestigio se desbarata día tras día, corrida tras corrida.

 

Quizá si con el mismo interés en convertirla en un "antro" con música de escándalo y bebidas al por mayor, hubiesen pensado los empresarios en atender las necesidades de los aficionados y el respeto que merecen, otro resultado tendríamos.

 

¿Será tan necesario contar con un tablado y amplificadores con alto volumen a la salida de los festejos, en la puerta principal ó bien lidiar encierros muy bien presentados, con edad y trapio?

 

¿Será tan necesario vender bebidas alcohólicas ilimitadamente ó planear carteles en los que se repita a triunfadores que han mostrado en el ruedo entrega y valor extraordinario?

 

¿Atender las exigencias de apoderados y toreros allende el Atlántico y dejar de lado a los nacionales por quedar bien y permitiendo tantas comodidades a las figuras españolas?

 

Quepan estas reflexiones dirigidas especialmente a don Alberto Bailleres y a Juan Pablo su hijo, taurinos por excelencia, ganaderos de bravo y grandes emprendedores, además de exitosos directivos empresariales en diversas áreas de la vida nacional.

 

No pueden dejar al garete la plaza DE TOROS más importante de México. La realización de ferias en donde tengan cabida, permanencia y lo importante sea divertirse y pasarla bien.

 

Seriedad al espectáculo taurino en la Ciudad de México, otorgando la grandeza y magnificencia que nuestra fiesta requiere.

El coso capitalino merece respeto.

Han hecho mucho dinero y muchos negocios en diversas áreas. La fiesta brava tiene que ser considerada mucho más que sólo un tema de pesos y centavos...

Y sino, a otra cosa...

TW @poldelar

TW @desdetendidotv

IG @delarosarugerio

www.facebook.com/leopoldo.delarosa

Comparte este contenido: