header
DESDE EL TENDIDO | 5/12/2017

Pueden ser muy variados los puntos de vista y la respuesta de los taurinos, aficionados o espectadores en relación a lo sucedido el domingo pasado en la Monumental de Insurgentes.

Y las opiniones pueden llegar al extremo: por una parte derivadas de la fascinación y magia generadas por un torero como es Enrique Ponce con una extraordinaria armonía y magistral realización de faenas…por el otro derivadas de la falta de presencia y presumiblemente de edad de los “toros” lidiados en el tercer festejo de la temporada grande en el coso capitalino.

Sin duda, la grandeza de un diestro como es el valenciano está comprobada. También su jerarquía y señorío además de la su afecto por los mexicanos que ha quedado demostrada en el donativo de sus honorarios el domingo tres de diciembre.

Y también los encierros que lidia el Maestro de Chiva a lo largo del año en diversos escenarios ibéricos y galos. Por ello, la exigencia cuando visita nuestras plazas tendría que ir en proporción directa a esa jerarquía para no tener que escuchar más: “figuras o toreros grandes y toros chicos”…

Sucedió nuevamente y no sólo en nuestro país - las corridas de La México se pueden ver en el canal Toros en diversas partes del mundo- los comentarios sobre la falta de presencia de los toros jugados ha sido manifiesta de diversas maneras.

Una gran cantidad de aficionados y taurinos tenía cifradas esperanzas en que el cambió de empresa tendría como principal objetivo engrandecer y darle la importancia necesaria al espectáculo taurino en la capital del país, más allá de convertir los tendidos de nuestra plaza en una inmensa cantina, con todos los riesgos que eso conlleva: gente “perdida” por los excesos, movimiento continuo de meseros y vendedores y riesgos para todos, principalmente para los toreros al ser “tocados” los astados desde barreras con tanto movimiento.

Cada cosa en su lugar. Si quiere la empresa que administra el coso mayor del Continente credibilidad, tiene que ganársela cada domingo con encierros serios para obtener resultados proporcionalmente importantes. Para que haya guisado de liebre lo principal es eso, tener liebre…Y en las plazas de toros…que haya toros.

@poldelar 

Comparte este contenido: