header
Letras y caballos para la hispanidad.. El Toro en México | 8/10/2017

Por siempre será vigente entre los dos mundos, entre las dos razas, entre las dos banderas, entre las dos culturas, entre las dos lenguas, entre las dos historias  y entre  más todo, hasta fundirse en una sola realidad que es la Hispanidad.

Sol y horizonte que se unen por mar, tierra nueva para la corona española que no conocía el maná, que desde siempre aquí había estado en forma de cuerno de la abundancia,  a la que los gambusinos españoles  llegaron por agua y la  penetraron a caballo los que venían de la tierra de la piel de toro, esa  donde también a caballo se escribió  una de las páginas más trascendentales de la historia española, la que sobre el lomo de ‘Babieca’ el caballo  legendario con Don Rodrigo Díaz de Vivar ‘El Cid’, incólume siguió cabalgando.

Siempre el caballo sin el cual la hispanidad no se entendería completa, de ahí la importancia del caballo en la historia y en la vida de quienes enarbolan la bandera roja y gualda, como también entre quienes lo hacen con la bandera tricolor, símbolos que hoy siguen estando igual de unidos a través de los caballos.

Pues bien, todo esto viene porque  hoy un joven  de caballos amador de ellos, compañero de aventuras terrestres y aéreas, catedrático en instrucción de eso, que en buen castellano se conoce como doma, charro   gallardo, intrépido y echao pa’ lante, y por si algo le faltará rejoneador de toros bravos, ese es, Joaquín Gallo, el que ahora se monta en lo letrístico y coincidentemente con la hispanidad nos entrega una aportación cultural en torno al caballo, en un libro titulado ‘Doma, Charrería, Rejoneo y experiencia con caballos’ el cual testimonia en cinco  vertientes que van;

 De sus experiencias en una yeguada en Castilla la Mancha, donde nos compenetra en el mundo libre  donde nace el caballo al que nos lo muestra en su esplendor, con el primario cabalgar que le permite trotar por las praderas,  donde el  caballo aprende de la supervivencia, de la convivencia y goza de ese tener por techo el cielo de España con sus luceros y sus estrellas, que el caballo hace parte de su vida.

Son tiempos donde las distancias se surcan a través de los vientos transcontinentales, en los que los caballos se convierten en verdaderos pegasos que son guiados por  el ‘Marco Polo Charro’ que comparte con los lectores las bitácoras y las peripecias para emigrar de Europa a América.

 Llega el momento en que los equinos de altos registros están listos para el aprendizaje que lo es la doma y es aquí donde el catedrático Gallo nos comparte el plan de estudios que los caballos deben cursar, si es que pretenden brillar en sociedad.

La máxima mexicanización de caballo y  jinete, sin duda alguna, se da  en la práctica de la charrería, la que el autor como charro que es, nos la brinda sin guardarse secreto alguno, yendo de los aditamentos a las vestimentas y ya galoneado a las suertes charras ilustradas.

Y desde luego no podían faltar, los pasajes de arte y valentía que el rejoneador charro ha escrito a partir de la Plaza México, por toda la rosa de los vientos de la Fiesta Brava, en un espectáculo que maravilla cuando se ve a Joaquín Gallo  torear  a pelo sobre los lomos,  valiéndose del mexicanísimo sarape o clavar banderillas a dos manos en una aportación mexicana al mundo del rejoneo, no hay duda que estamos ante un espectáculo que en España va a gustar tanto como un ‘Caballito de tequila’.

Un libro como ‘Doma, Charrería, Rejoneo y experiencia con caballos’  no podía tener mejor punto de venta que la Librería Tauro la del Centro Histórico, ahí en Justo Sierra # 30, en el mérito corazón donde nació la hispanidad y ya  ahí,  aprovechar a unos pasos pa’ conocer el nuevo corredor del Templo Mayor, admirar  la zona arqueológica con sus descubrimientos que se pueden ver a través de  vitrinas subterráneas  instaladas a nivel de  la calle peatonal, la que concluye frente a la cantina centenaria por antonomasia que lo es ‘El Salón España’. ¡Salucita!

 

Comparte este contenido: