header
Iván Hernández y Ricardo De Santiago a poco del triunfo. | 8/10/2017

Ese chispazo de infortunio en la suerte final, que malogra las buenas faenas, apareció en El Nuevo Progreso de Guadalajara y alejó del triunfo a los jóvenes espadas Iván Hernández y Ricardo De Santiago, en la tercera novillada de feria en la que el español Marcos Pérez tampoco desentonó del todo.

El encierro de El Garambullo abrigó esperanzas en novilleros y afición, sin duda ha sido hasta el momento el mejor presentado en el coso tapatío, todos empujaron en serio en la vara, pero también todos perdieron gas a mitad de faena.

Iva Hernández, desde el primero, puso a sudar las manos de la concurrencia, se puso entre los pitones de “Unión” para arrebatarle deletreados muletazos, no escapó de la voltereta ante un enemigo espión, soso pero peligroso.

El novillero de Aguascalientes generó los primeros gritos de “torero” del festejo, sus recursos no parecen de un chaval que solo tenga media docena de festejos en su haber. Hernández ofreció un quehacer con mucho valor y con instantes de clase, puso el pecho por delante a la hora de la estocada, pero no hubo fortuna. Saludo al tercio.

En su segundo no se acomodó del todo con “Topo” y el público agradeció su voluntad y entrega.

Ricardo De Santiago es otra carta fuerte entre los novilleros del país,

tiene planta, es artista desde el capote y también tuvo que duplicar la dosis de valor ante cada uno de sus astados que pronto se quedaron parados.       

El potosino coloca banderillas con poderío, lo que adereza cada una de sus actuaciones, su segundo lo recibió con vistosa larga en el centro del ruedo para avisar que venía decidido por todas las canicas.

Ricardo falló con la espada en su afán de colocarla en todo lo alto, pero la gente se quedó con sus lentos y variados muletazos, dio una merecida vuelta al ruedo al final de su labor en el ruedo.

Y el español Marcos Pérez no quiso quedarse atrás, pero su segundo se apagó más rápido que su primero, pero en ambos turnos alcanzo a dibujar momentos con clase y escuela, que le fueron reconocidos.   

 

Comparte este contenido: