header
Celebran Festival Privado en Cinco Villas con entrenadon | 8/10/2017

La plaza de toros de Cinco Villas celebró un bonito y emotivo festival taurino con motivo de un aniversario de vida de Luis Marco Sirvent quién se dio el gusto de invitar amigos y familiares para celebrar un festival taurino lleno de pasajes.

Miembros de la comunidad Aragonesa en México, estuvieron ahí presentes y es que el finado Don Gabriel Marco, fue quien enseño los valores de ayudar y compartir dentro de la familia Marco Sirvet, por lo cual como si fuera una tarde de toros, los invitados llevaron apoyo para los damnificados por los sismos.

Bailables regionales, y en binomio con los caballos; así como “La Jota de la Dolores”, con integrantes de la Escuela Nacional de Danza, llamados “Los Aragón” bailaron y fueron el preámbulo de lo que fue el festival conformado por Emiliano Osornio, como becerristas, y los matadores Arturo Velázquez “Talin”, Alberto Álvarez, y el novillero David Salvador, y los aficionados prácticos: Grisel Marco y Luis Marco, le pusieron sabor a una tarde en donde la gallardía y solidaridad quedó de manifiesto.

Emiliano Osornio lidió a la usanza portuguesa y se llevó una oreja; Arturo Velázquez, se esforzó ante un complicado de La Joya y saludo en el tercio; Alberto Álvarez, con una de Maravillas se que quedó con el deseo de mostrar más su tauromaquia, pero desafortunamente, el novillo se remató en tablas y lesiono por lo que ya no tuvo empuje y sí mucha voluntad por embestir y pelear. Palmas a su labor para Álvarez.

Vino después el novillero David Salvador, que este domingo se presenta en la Plaza de Toros México, dejando ver su buena escuela y oficio ante otro de la Joya al que le dio distancia y toreo de buena forma, para mostrarse y cerrar su preparación, palmas a su labor.

Grisel Marco, vaya que ha crecido en compromiso y ante un añojo de la Joya, mostró su buen toreo para arrancar tandas con empaque que el público le coreo con el ole y al final se llevó su oreja premio a su dedicación.

Gusto iba a salir Luis Marco Sirvent y en ese momento, las puertas se abrieron e ingresaron caballos, y trabajadores de cocinas, monosabios y toriles quienes a la cuenta de tres, entonaron las mañanitas a las que se sumo el público que conmovieron a señor Sirvent quién emocionado agradeció el gesto y tras una vuelta al ruedo, toreo con mucho empaque gusto a su ejemplar el cual le dejó estar a la altura del compromiso.

Que tarde en Cinco Villas con un público siempre dispuesto a apoyar.

Comparte este contenido: